CRISIS DE DERECHA, SOLUCIONES DE IZQUIERDA

Escrito por: Juan Miguel Zunzunegui
Compartido por: Sophia




La bancarrota de Generals Motors de hace algunos años, es un excelente ejemplo de la crisis del liberalismo que hoy envuelve al mundo. Es la historia perfecta de cómo generar riqueza y de cómo destruirla; engloba de forma perfecta la crisis actual e incluso la de 1929 conocida como la Gran Depresión. Nos demuestra cómo cuando se quiere que una economía crezca rápidamente las medidas liberales, es decir, de derecha, siempre funcionan, pero dichas disposiciones siempre generan crisis y en prácticamente todos los casos la solución es implementar medidas proteccionistas o de izquierda. Ocurrió en la depresión de los treinta y ocurre ahora.

El liberalismo es simplemente aplicar la premisa francesa de “dejar hacer, dejar pasar”, o como señalaba Adam Smith, dejar que los individuos busquen libremente su bienestar individual para que eso genere bienestar colectivo. En ambos casos se trata de lo mismo: el Estado se enriquece al permitir que se enriquezca el individuo, para lo cual le pondrá las mínimas leyes posibles bajo la premisa de que el mercado se regula y de que cada individuo debe ser responsable.

Hoy sabemos que parte de la actual crisis se debe a que los individuos no son responsables, ya que, en efecto, lo que buscan es enriquecerse. El individuo capitalista no tiene interés social, sólo el Estado lo tiene y por eso debe ser rector de la economía, aunque en efecto deje las actividades económicas en manos de los individuos, pero siempre bajo tutela.

A principios del siglo XX la economía de Estados Unidos crecía a pasos vertiginosos basados en el consumo interno. Era un país industrializándose velozmente, pero para que la sobre oferta de productos se convierta en riqueza, tiene que haber sobre demanda, es decir, consumismo, y como no había tanto dinero real, el consumismo se basó en el crédito. Todos los estadounidenses se hicieron de cientos y miles de bienes con dinero ficticio, y con esa misma moneda irreal se continuó la industrialización. Pero era inevitable, llegó el momento de pagar, de convertir el dinero ficticio en real. Fue ahí cuando todo comenzó a caer.

Ante la falta de circulante, las empresas despidieron gente, eso bajó los índices de consumo, eso bajó la demanda, lo que hizo caer los precios, lo que generó más despidos, lo que cerró más la demanda. Crack. La economía en manos sólo del capitalista individual se cayó. La solución fue meter la mano del Estado, la izquierda, a controlar los desmanes de la mano invisible del mercado, la derecha. El gasto público se encaminó a la infraestructura y así se volvió a mover la economía del país.
Tras la Segunda Guerra Mundial los países de Europa Occidental desarrollaron el sistema mixto conocido como Estado de Bienestar; una economía capitalista apoyada por el estado, quien usa parte de la ganancia para generar beneficios sociales y empleos. El sistema funcionó y funciona, pero los capitalistas ganan menos. Por eso en la década de los ochenta, Ronald Reagan y Margaret Tatcher volvieron a la promoción del capitalismo cien por ciento liberal al que llamaron Neoliberalismo. Una vez más dejar todo en manos del individuo. Una vez más, crack.

Una economía del todo liberal no puede generar empleos para todos, ya que precisamente lo que busca el empresario es producir lo más posible con el menor gasto posible. En este sistema el capital humano es gasto. Pero hay algo más, la subsistencia de un Estado y la de sus políticos depende de una buena economía, pero esa buena economía no depende del Estado sino de sus individuos. Por eso muchos individuos que manejan sectores fundamentales de la economía se pueden dar el lujo de quebrar y solicitar la ayuda del Estado, porque éste no tiene más opción que rescatarlos. Si tu manejas bancos, comunicaciones, transportes, energía…, tienes al Estado agarrado…, digamos que del cuello por dejarlo decente.

General Motors lleva años produciendo los coches más caros del mercado, desarrolló la idea del producto obsoleto, ese que dura pocos años para que haya más compras, los servicios y partes más caros para tener un constante consumo, coches grandes en un mundo que los requiere pequeños; generando desempleo en su país, Estados Unidos, para armar coches más baratos en China, Brasil o en México, con mano de obra de miseria. Al final el balance es simple: desempleo en su país, empleo de subsistencia en otros y la riqueza generada guardada en pocas manos: liberalismo puro.

Pero además, en un mundo de cada vez más competencia, GM se negó a cambiar, reestructurarse, modernizarse. Es decir, en las leyes de la libre competencia, simplemente perdió. Cual gobierno corrupto y corporativo se dedicó a explotar empleados en sindicatos copados cuyos líderes gozaban de múltiples privilegios. En resumen, en los últimos 20 años la empresa hizo todo lo necesario para quebrar. No importa, el gobierno de su país los premia con 30 mil millones de dólares, evidentemente del pueblo. Vaya, lo que pasa en México con bancos o carreteras mal manejados pero que no se puede permitir que quiebren porque nos arrastran a todos. Corrupción total del liberalismo, puedes fallar en la libre competencia por que el gobierno no te dejará caer.

Es impresionante la medida que tomó el gobierno de Estados Unidos, y fue la única viable: rescatar la empresa con dinero público pero transformarla en empresa del Estado. El gobierno será dueño de más del 70% de la nueva empresa y los trabajadores serán dueños de casi el 20%. En otros tiempos los gringos le hubieran llamado a eso con el calificativo más despreciable para ellos: comunismo. Hoy es su única solución a la crisis del liberalismo. El individuo sólo busca su beneficio, sólo el Estado tiene el interés, y la obligación, de procurar el bien social. Pasó en la Gran Depresión y pasa ahora; una crisis de derecha siempre requiere de medidas de izquierda.

Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

0 comentarios:

Publicar un comentario