Deberías estar orgulloso de nuestros políticos, te diré por qué

Luego de un análisis exhaustivo y profundo he descubierto que todos los lujos, caprichos legales y ostentación de nuestros bienamados líderes políticos ( y por tanto, también morales y espirituales) son con el propósito de brindar una buena imagen del país al extranjero, una imagen de opulencia y bienestar que refleje nuestro estilo de vida como nación.

Dicen los metafísicos que lo que piensas se manifiesta. Es por eso que nuestro presidente, en mancuerna con los secretarios de hacienda, economía, y demás, han ideado un intrincado plan esotérico para hacer que el resto del mundo nos visualice como un país rico y poderoso, y por tanto, que luego esa realidad se manifieste materialmente en nuestra región geográfica tridimensional. Desde los barrios bravos y zonas marginadas hasta la Roma en el DF. Nuestros políticos no sólo son eficientes administradores públicos, sino portentosos cabalistas.

Por eso ostentan riquezas: brindan una imagen de opulencia y prosperidad al mundo. Salen de compras y de vacaciones al extranjero (algunas veces hasta mueren por nosotros al caer desde el balcón de la suite, embriagados de champagne). Y no sólo eso, el gobierno, como si no hiciera ya un excelente trabajo de marketing, ha hecho maravillosa mancuerna con las principales televisoras, las cuales muestran al mundo lo mejor de nuestro país: en pantalla las mujeres más atractivas elevando nuestros estándares de belleza (los editores de Vanity Fair seguro se masturban mirando Zabadazo o las telenovelas de Televisa); los hombres más viriles, vernáculos y metrosexuales; los programas que exaltan nuestra cultura, nuestros valores religiosos y de justicia social; los noticieros más veraces y cosmopolitas.

En fin. Yo no sé por qué la gente se queja. Deberíamos de estar orgullosos, gracias ellos el mundo ve nuestra mejor cara.

Cuando venga la reina de Inglaterra o algún jeque árabe dirán: ¡Woa! pero que país tan rico y poderoso es México. Miren el avión del presidente, portentoso palacio de las nubes, ni siquiera Obama lo tiene; oh, contemplen esas suntuosas residencias, esos yates, esos increíbles sueldos; madre mía del amor hermoso, si así viven los servidores públicos, la gente que los eligió ha de estar cagando oro.

Todos los líderes mundiales se inclinarán entonces ante la bragueta abultada del país de la bandera tricolor y el águila devorando a la serpiente en un nopal. Y todo gracias al excelente trabajo de ostentación de riquezas (perdón, de marketing y relaciones públicas), promovido por nuestros eficientes servidores públicos.

¡Hurra!



Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

0 comentarios:

Publicar un comentario