El morbo a la desnudez es una construcción social

El ser humano se vistió para luego poder llamar “sexo” a su desnudez.

Se puso ropas para poder imaginarse sin ellas, para crear una fantasía de sí mismo: importa más lo que se sugiere, que lo que se ve.

Puedo decir (o mostrar) tetas, culos o vergas y lograré ruborizar a unos cuantos; puedo decir nariz, piernas, ojos, y no provocaré el mismo efecto.

El ser humano se puso ropa para vestirse de pudor, porque la desnudez en sí misma no es erótica.
Hizo del sexo un chiste, y al mismo tiempo le causó morbo.

No es como la mujer de la tribu aborigen, que pasea con los pezones al aire, y el hombre la mira, indiferente, como mira al árbol o al babuino con el trasero rosado.

El hombre civilizado cubrió a los sexos con la barrera de la vergüenza propia; los distanció con códigos morales.

Entonces inventó el romanticismo, el sexo, el amor, para destruir las barreras que impiden a dos intimidades reencontrarse; para encontrarse también a sí mismo, en la soledad de cuatro paredes y una cama.

 El ser humano, así como inventó la alta cocina, para hacer de la alimentación además un placer, también inventó el erotismo donde antes sólo había reproducción, para sentirse más humano, para olvidar de una vez por todas su estado salvaje.


Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

0 comentarios:

Publicar un comentario