Aprendamos a desobedecer

El presidente obedece a Wall Street, a la Banca, a las empresas y grandes corporativos.

El militar obedece al presidente.

El  creador de la bomba atómica obedeció al militar.

 También el que presionó el botón que la dejó caer sobre Hiroshima.

Obedecen los policías que reprimen protestas, los soldados que disparan a hermanos de otro país.

Reciben órdenes, cumplen su “deber”.
 
Obedecen también los fascistas, manipulados por el dictador.

 Obedecen los fanáticos religiosos, los extremistas.

 Han olvidado a pensar por sí mismos.

Los sicarios matan, torturan, porque alguien lo ordena.

Los gángsters obedecen al dinero.

El antiguo Dios que nos manipuló se ha cambiado el rostro: ahora es el dinero el que está en todas partes.

Da órdenes, nubla voluntades.

¿Quién matará ahora al dinero? Nietzsche ya no está.

No te lo dicen directamente, pero obedecer es la máxima inculcada en la sociedad, en las escuelas, religiones, empresas.

Hasta en las relaciones hay que obedecer las expectativas del otro.

Responsable es el que obedece más. Eficiente es el que aporta menos de su propio pensamiento a la orden que cumple.

La voluntad se nos ha vuelto perezosa de tanto que nos dicen que hacer y pensar.

Y no habrá libertad en este mundo hasta que el individuo deje de obedecer.

Esa es la lucha que nos toca: el libre albedrío.

Y que cada ser se cultive en su propio  sentir, y vea al mundo con sus propios ojos.

Entonces cada quien sabrá hacer lo correcto.

No necesitaremos que alguien piense por nosotros.

No hará falta seguir obedeciendo. 



Share this:

ABOUT THE AUTHOR

Hello We are OddThemes, Our name came from the fact that we are UNIQUE. We specialize in designing premium looking fully customizable highly responsive blogger templates. We at OddThemes do carry a philosophy that: Nothing Is Impossible

0 comentarios:

Publicar un comentario